Share

El copywriting, tan de moda últimamente, está basado en principios muy antiguos.

Es verdad que siempre hemos tenido que transmitir de una forma u otra lo que vendemos y siempre han tenido más éxito quienes han sabido hacerlo persuadiendo de forma original.

El éxito de un mensaje dependerá de la forma en que se comunique

Un buen vendedor siempre ha tenido que echar mano de argumentos atractivos para vender. La idea siempre ha sido, en primer lugar, demostrarle al cliente porque «necesita» el producto y en segundo lugar, explicarle sus especificaciones técnicas. Este concepto no se ha modificado pero sí lo han hecho los medios que se utilizan.

Ya no valen las frases hechas para mostrar las ventajas de un producto. Internet ha hecho que estemos rodeados de clientes potenciales y, a su vez ellos, rodeados de muy fácil acceso a productos, servicios e información. Solo llegaremos a seducirlos, si lo hacemos de forma creativa, desarrollando técnicas de cercanía, lo que también podemos llamar marketing emocional. Aquel que va a dirigido a las emociones del público objetivo. ¿La finalidad?, hacerles considerar nuestra propuesta de entre muchas propuestas y motivarse con lo que le ofrecemos para luego llevarles a la acción.

La competitividad ha llegado muy lejos

Usar las mismas frases que utiliza todo el mundo para ensalzar la calidad de un producto ya no tiene resultado.

Antes de explicar los beneficios de lo que ofrecemos tendremos que reflexionar y :
– Tener claro a quién nos dirigimos
– Desarrollar el texto con palabras adecuadas que cautiven
– Pensar en un título impactante que seduzca
– Y, sobre todo, transmitir emoción al lector

No olvidemos que «todas las decisiones de compra son emocionales». Por lo que la redacción de textos publicitarios que «enganchen» es sinónimo de éxito.

Creativos, emprendedores y redactores deben tener muy en cuenta la importancia de las palabras y han de reinventarse si quieren obtener buenos resultados.

El copywriting, sin duda, ya es una profesión.

Share