Share

¿Qué es la identidad digital?

Podríamos decir que la Identidad Digital, ya sea personal o corporativa, es el conjunto de informaciones publicadas en Internet por una persona o empresa que hacen que se le reconozca a través de sus imágenes, comentarios, noticias, gustos y, por supuesto, por sus datos personales o comerciales.

En resumen, es la marca que nos caracteriza. Especialistas de marketing nos dicen que todos somos marcas. Nuestra identidad no es solamente un nombre y una fecha de nacimiento. Tenemos una personalidad definida por el temperamento, el carácter, las actividades, lo que nos gusta y lo que no, aficiones, tendencias, vocación.

Las personas, las empresas, tienen una filosofía de vida. Y eso es lo que tenemos que plasmar en internet si queremos tener presencia en medios online. Publicar algo en nuestra web o blog que se contradice con un post o un tweet demuestra incoherencia y no nos otorga una buena reputación.

Debido a la gran actividad que ha adquirido internet es muy normal que las personas que se interesen por una publicación rastreen en la red para saber cuál es la fuente y si encuentran declaraciones antagónicas dejarán de tomarnos en serio.

Muchos creen que pueden mantener diferentes conductas, diferentes identidades, pero finalmente las mentiras se descubren y si queremos tener una larga vida online no debemos cometer ese error.

Para lograr homogeneidad tendremos que empezar por algo muy básico:  colocar la misma foto de perfil en todas las redes sociales que utilicemos y si publicamos datos personales o comerciales, revelar la misma dirección y teléfono.

¿Por qué optimizar la identidad digital?

El objetivo de optimizar nuestra presencia, gracias a una identidad digital coherente es poder ofrecer referencias acerca de nuestra empresa o de nosotros mismos, no solamente para aquellos que buscan una característica concreta que coincide con la nuestra sino también para llegar a aquellas personas a las que les puede interesar nuestro conocimiento o nuestra información. Si las visitas encuentran unificados, estilo y contenidos, lo compartirán gustosamente con sus amigos con pensamientos e intereses afines.

Nadie puede estar fuera de este juego.

Gente que busca trabajo o un cambio en su vida laboral, pymes que quieren conseguir promocionar sus productos o servicios, corporaciones que deben estar presentes para no desilusionar a sus clientes o seguidores, asociaciones que han tomado la determinación de aumentar su número de socios y mantenerlos informados con sus novedades.

Todos ellos tendrán necesidad de tener presencia en la red y desarrollar la habilidad de gestionar la propia visibilidad, reputación y privacidad.

Visibilidad

Las actividades que generan los usuarios en la red constituyen su visibilidad.

Puede ser construida a partir publicaciones en un blog, una web, e-mails, redes sociales o profesionales, foros… y así mencionaríamos todas las herramientas de difusión online. También puede ser construida como resultado de referencias o comentarios de terceros que, cuidado, pueden ser positivas o negativas.

Estará en nuestras manos estudiar o monitorizar esas opiniones para que no perjudiquen un posicionamiento que nos ha costado mucho trabajo construir.

identidad digitalReputación

Esto último nos tiene que hacer pensar en las opiniones que otras personas pueden tener de nosotros. Hacer correr una buena o mala opinión sobre algo o alguien es muy sencillo a través de internet y tenemos que ser consientes de que la reputación es sinónimo de prestigio, de nuestro prestigio, de nuestra marca en internet.

Pensemos en algo que queremos comprar. Posiblemente antes de decidirnos indagamos en foros, blogs o redes sociales.

Quién no conoce TripAdvisor?, plataforma que da consejos de servicios turísticos relacionados con hoteles, restaurantes, vuelos, destinos… y donde los usuarios comentan sus impresiones según sus experiencias.

Existen otras plataformas donde se pueden dejar comentarios y a donde recurrimos para encontrar lo que nos interesa y que pueden influir en nuestra decisión de compra. Igual que en la vida real, la reputación es una pieza clave de nuestra identidad, refleja quiénes somos, cómo nos ven y determina cómo nos relacionamos con los demás.

Privacidad

Hablando de este tema vale la pena señalar la opinión de Dennis O’Reilly (2007): «La mejor manera de proteger tu privacidad en la red es asumir que no la tienes y modificar tu comportamiento digital de acuerdo con ello».

Si bien actualmente existen leyes que protegen el tratamiento de los datos personales, como la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de diciembre, debemos ser conscientes de la privacidad y conocer los derechos y responsabilidades en este ámbito que es sin duda de una gran importancia para la gestión eficaz de la identidad digital.

Desde que internet se ha convertido en una herramienta imprescindible para muchos, la privacidad es un elemento que hay que tratar con cuidado. Datos como el teléfono, e-mail, fotografías, ideas religiosas o políticas no sabemos a qué manos llegan.

En un artículo de la AGPD (Agencia Española de Protección de datos) encontramos información relacionada con la privacidad. Allí nos ofrecen acceso a vídeos en un canal de YouTube o en el propio portal de la AGDP para mostrarnos cómo se puede gestionar la privacidad en la Red

Resumiendo

Nuestra identidad digital es nuestra marca como en la vida real nuestra personalidad. Nos aportará visibilidad y una buena reputación en la red si la trabajamos con coherencia y honestidad cuidando la información que divulgamos.

Share