Share

¿Has pensado en las ventajas de tener un catálogo online?

El catálogo online es otra manera de promocionar los productos que comercializas o los servicios que prestas. Podríamos decir que se asemeja a una tienda online pero sin pasarela de pago.

Todos sabemos que un catálogo es una publicación muy visual. Bien diseñado y promocionado, seducirá a tus clientes potenciales con el fin de que establezcan contacto. Por otro lado, mantendrá encantados a los recurrentes que estarán dispuestos a ayudar a promocionarte recomendándote en sus círculos más cercanos y en sus redes sociales.

Siendo un punto de encuentro con el consumidor es perfecto aprovechar su diseño para presentar la historia, el equipo, los objetivos y valores de la empresa.

Quien visite el catálogo debe encontrar lo que busca de una manera rápida sin perderse por una navegación confusa que termina por aburrirle, agobiarle e irse sin más. Por eso se recurre a una presentación estructurada y muy intuitiva.

La idea es que el cliente perciba la información tan próxima a la realidad que le parezca estar tocando el producto con sus manos o disfrutando del servicio.

Lo imprescindible:

– Buenas imágenes o videos
– Descripciones muy detalladas
– Precios
– Búsquedas bien organizadas
– Facilidad de uso

Dejando de lado el diseño, también debemos centrarnos en la promoción del catálogo desarrollando estudiadas acciones de marketing para lograr presencia en todos los canales online y offline posibles.

catálogo-online-1280x720VENTAJAS DE TENER UN CATALOGO ONLINE

Espacio:

Se pueden insertar gran cantidad de fotografías, videos, modelados 3D, efectos visuales que acompañen toda la información como: referencias, variedad de colores y tamaños, datos técnicos, recomendaciones de uso, consejos y precios. No hay límites si lo comparamos con un catálogo impreso.

Impacto visual:

La composición visual es fundamental. Es válido, todo lo que le permita al cliente tener un concepto del producto lo más cercano a la realidad.

Búsquedas:

El usuario debe tener acceso a diferentes formas de búsqueda, muy visibles, de fácil acceso para localizar el producto de una forma rápida. Dispuesta de manera muy intuitiva, organizada en categorías, de forma jerárquica.

Valor de marca:

Con un buen diseño y la exposición de imágenes impactantes se consigue llegar al cliente generándole satisfacción, consiguiendo que mantenga un buen recuerdo en su mente. Esto afianzará la venta de los productos habituales y dará a conocer los nuevos incrementando el valor de marca.

Acceso permanente:

Expuesto las 24 horas del día llegando a cualquier lugar del mundo.

Disponibilidad:

Se puede incorporar una base de datos relacionada con el inventario. De esta forma, el cliente puede saber si el producto está en stock o cuánto va a tardar en llegar. Esta información es muy valiosa.

Inmediatez:

A diferencia de un catálogo impreso, La información que solicite el usuario estará a su alcance de forma inmediata. Cualquier modificación, ya sea en las características, baja de un producto e incorporación de nuevos, cambios de precio, ofertas, descuentos, se mostrarán en el momento.

Reducción de costes:

Con los catálogos digitales desaparecen los costes de impresión y distribución y no requiere de una gran inversión. Por otra parte, realizar cualquier variación por error, omisión o actualización no supone un gasto extra como lo sería el de una nueva impresión.

Acciones:

Pensando en las acciones que llevarían a cabo los usuarios podemos ofrecer diferentes posibilidades: acceder a la descarga del catálogo completo o un producto concreto con sus especificaciones, registrarse para recibir más información, ofertas y descuentos, opinar con valoraciones, comentar, etc.

Análisis:

Podemos obtener un informe sobre las preferencias de los clientes identificando los productos más vendidos y preparar estadísticas en relación a tendencias, edades de los clientes que nos compran, cuál es su sexo, donde viven permitiéndonos rediseñar estrategias de venta si fuera necesario.

Comercio electrónico:

Un catálogo digital da la oportunidad de recepcionar pedidos con un sistema de pago tradicional porque no tiene pasarela de pago. Pero si se quiere ir más allá aprovechando la estructura diseñada es posible dar el salto a una tienda online ampliando las opciones si se considera una mejor opción.

Share